Loading...

Tuesday, March 2, 2010

La verdadera historia de Peter Pan

Peter Pan apareció primero en "El pequeño pájaro blanco" o "Aventuras en los Jardines de Kensigton" (1902). Los capítulos que se refieren a la historia de Peter fueron publicados más tarde separadamente como "Peter Pan en los Jardines de Kensigton".
En éste, la narración original de Barrie de la historia de Peter. Barrie sostiene la teoría de que las almas viven verias vidas sucesivas u que las almas humanas habitan en los pájaros antes de reencarnarse en humanos.
En esta historia, Peter escapa a la condición de criatura humana a la tierna edad de siete días. Habiendo sido un pájaro antes de ser un muchacho, creyó que era todavía un ave y voló por la ventana a los Jardines de Kensington. Pronto descubrió que algo no encajaba con él, entonces voló a la isla de la Serpentina donde nacen todas las aves que se hacen niños.
En la isla, se da cuenta de que ahora es un muchacho. Queda horrorizado y duda si podrá volar, entonces no puede. La fe perfecta debe tener alas.
Peter crece en la isla donde pasa todo su tiempo pero continúa siendo un niño, siempre desea volver a los Jardines de Kensigton y jugar como lo hacen los niños y las niñas. En la isla le construyen un nido enorme que puede usar como embarcación. A partir de entonces Peter va a los JArdines por la noche a jugar, como hacen los verdaderos muchachos. En los Jardines se hace amigo de las hadas, e interviene en sus danzas y ceremonias tocando una flauta de caña. Entonces las hadas le conceden un deseo de su corazón y Peter pide volver a ver a su madre. Él sabe que ella está triste. Peter vuela a su casa, la ventana del cuarto de los niños está abierta y su madre duerme al lado de la cuna vacía. Peter casi la despierta pero decide en cambio regresar al parque, a fin de dar el último adiós a sus amigos, navegar por el lago, tocar la flauta para las hadas y pedir su segundo deseo que era el ser pájaro. Eso le toma bastante tiempo. Cuando regresa al lado de su madre, esta vez la ventana estaba cerrada y hay un nuevo bebé en la cuna. Peter había tenido ya su oportunidad de crecer y la había perdido. Desde aquel día vive en los Jardines de Kensington, siempre con la misma edad de siete días, sin ser ni un humano ni un ave.

No comments:

Post a Comment